Evanston utilizará los ingresos del impuesto sobre las ventas de marihuana recreativa para financiar un programa local de reparaciones

En una resolución aprobada por el concejo municipal, Evanston utilizará el impuesto a las ventas de marihuana recreativa para crear un programa local de reparaciones. Los fondos proporcionarán capacitación laboral y asistencia para la vivienda a los residentes de la comunidad negra. Aunque la ciudad no es legalmente legal para vender marihuana recreativa, la nueva ley del estado abre la puerta a las ventas de marihuana recreativa. Sin embargo, la ciudad ha optado por no participar en el programa, lo que limitaría el dinero que recibirá la ciudad.

A pesar de su plan de alto perfil, la ciudad no puede recaudar fondos suficientes para financiar su programa de reparaciones. Como resultado, la ciudad decidió crear una organización sin fines de lucro para distribuir el dinero entre los residentes negros de la ciudad. El grupo sin fines de lucro Evanston Rejects Racist Reparations se opone al programa porque no es inclusivo y no se trata de verdaderas reparaciones.

La comunidad negra de la ciudad es aproximadamente el 17 por ciento de la población total de siete mil y constituye una proporción significativa de los arrestos por marihuana. Según la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, los negros en Illinois tienen ocho veces más probabilidades de ser arrestados por posesión de marihuana que los blancos. Este nuevo fondo, llamado Black Community Benefit Fund, requiere que los solicitantes sean descendientes directos de quienes vivieron en la ciudad entre 1919 y 1969.

Como primer paso, la ciudad planea usar el dinero para un programa de reparación de viviendas restaurativas. Se espera que los fondos generen entre $500,000 y $750,000 al año en impuestos. El fondo también puede recibir donaciones marihuana azul externas. La ciudad planea hacer reparaciones a través de pagos directos a los residentes negros, política de diversidad y otros métodos. Una vez que las nuevas leyes estén vigentes, la ciudad podrá asignar el dinero al programa.

La ciudad se está enfocando en los residentes negros de la ciudad para abordar las disparidades raciales y económicas. La población negra de la ciudad es aproximadamente el 17 por ciento de los 74,000 residentes, y la población negra de la ciudad es la mayoría de los arrestos por marihuana. Además, la ley de la ciudad apunta de manera desproporcionada a los negros en el área. Como resultado, es poco probable que el programa local de reparaciones sea lo suficientemente completo para abordar estos problemas.

Además de la financiación de las reparaciones, la ciudad también ha creado un proceso de “verdad y reconciliación”. La ciudad planea hacer un pago de beneficios directos de $25,000 a los residentes negros que fueron desplazados por los corredores de bienes raíces. Quienes fueron desplazados por la política discriminatoria también recibirán los beneficios. Una nueva ronda de beneficios estará dirigida a los empresarios negros y promoverá el espíritu empresarial.

El consejo de la ciudad de Evanston utilizará los primeros $10 millones de ingresos del impuesto sobre las ventas de marihuana recreativa para un programa local de reparaciones. El dinero también se utilizará para abordar las disparidades de riqueza y población de la ciudad. Además de esto, el nuevo fondo podría ser un modelo para otras ciudades. Este será un primer paso para abordar el problema de la inequidad racial en la ciudad.

El concejo municipal aprobó una resolución para establecer un fondo de $10 millones para abordar el tema de las reparaciones locales. Los fondos del impuesto a los minoristas de marihuana recreativa se transferirán al fondo para el programa de https://www.ministryofcannabis.com/es/semillas-de-marihuana-feminizadas reparaciones locales. Desafortunadamente, la ciudad no alcanzará la marca de $10 millones antes de que el fondo esté completamente financiado. Los fondos serán distribuidos por sorteo al azar a 16 personas que sean elegibles para los fondos.

La medida tiene una larga historia de abordar el problema de la discriminación racial. La ciudad se ha comprometido a utilizar los ingresos del impuesto sobre las ventas de marihuana para reparaciones para remediar la inequidad racial en la ciudad. El programa cuenta con el apoyo de activistas de derechos civiles. La concejal Robin Rue Simmons encabezó el cargo por el proyecto de ley. Dijo que está orgullosa de la decisión de la ciudad de tomar medidas sobre el tema.